Mi mascota no está gorda, ¡esta rellena de amor!

2020-05-23

Mi mascota no está gorda, ¡esta rellena de amor!

En los 13 años que llevo siendo veterinario en la Ciudad de Cali, uno de los problemas más frecuentes que me encuentro en perros y gatos es la obesidad.

Y tratar la obesidad en mascotas es muy difícil, porque, aunque la mayoría tienen un tratamiento específico, las personas no quieren aceptar que están frente a una enfermedad.

La obesidad es una enfermedad, los humanos ya lo reconocimos para nosotros mismos, pero parece que alguna razón estúpida (quizás exceso de amor) hace que no podamos aceptarlo.

Pero eso no es lo peor, la obesidad puede traer como consecuencia otras enfermedades: enfermedades del corazón, problemas articulaciones, diabetes, entre otras más.

Cuando empecé a ejercer la veterinaria en la ciudad de Cali, me encontré con varias excusas para justificar la obesidad de las mascotas, quizás hayas escuchado algunas de ellas.

  • No está gordo, esta relleno de amor
  • El desde chiquito ha sido así, "gruesito"
  • Él no está gordo, si no que tiene los huesos anchos.
  • Es que así se ven más bonitos
  • Es que así son sus papás, etc.

¿Cómo hago para bajar de peso a mi mascota?

 

Primer paso: Aceptar el problema

No podemos ayudar a una mascota, cuyo acudiente no quiere aceptar la obesidad como un problema, este es el paso más difícil de todos, porque las personas tenemos un lazo de amor con las mascotas basado en la comida y aceptar este problema podría ser aceptar que estamos haciendo un mal para él o ella, y nuestro ego no permite con facilidad que se le señale un error.

Pero una vez seas consciente que un perro obeso vive dos años menos que uno en su peso ideal, te será más fácil buscar ayuda para controlar este problema.

Paso 2: Descartar enfermedad

Existen enfermedades que pueden causar obesidad, entre ellas las más frecuentes son las hormonales (hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo y diabetes).

Si tu perro está enfermo, se deben plantear estrategias de tratamiento para solucionar este problema antes de realizar dietas y otros planes.

 

Paso 3: Buscar el factor humano

No sé si lo sabias pero una mascota obesa tiene como causa 97% factor humano (incluyendo mala alimentación y esterilización).

Los hábitos de la familia pueden ser desordenados y esto transmitirlo a las mascotas. En muchas ocasiones el acudiente de la mascota es obeso también, lo que dificulta dar recomendaciones acertadas sin que la personas se sienta atacada por nuestras apreciaciones.

Paso 4: Empezar una dieta

No se trata de bajarle la ración ni darle dietas light (el peor error que cometemos todos), la idea es atender las recomendaciones de su médico veterinario, el cual le recetara una dieta MEDICADA para bajar de peso, y se debe someter a un plan riguroso para mantener a tu peludito saludable por más tiempo.

 

Quiero agradecerte por leer este post hasta acá, pero antes te dejare la siguiente reflexión que puede doler un poco: “Si tu eres obeso, es tu culpa, pues tú decides como te alimentas, tu decides que hábitos tienes, etc.; pero si tu mascota es obesa, es también tu culpa, pues ella no puede elegir y depende de nosotros para cuidar su alimentación.

 

Para despedirme quiero que te hagas estas preguntas:

¿consideras la obesidad una enfermedad?

¿Hasta dónde estás dispuesto a invertir para mantener a tu peludito sano y prolongar su cantidad y calidad de vida?

¿Estas listo para bajar de peso a tu mascota?

yo

Escríbenos